miércoles, 10 de junio de 2015

¿Cuentapropistas o empresarios?






Los artesanos, fueron de los primeros "cuentapropistas"
Como parte de la actualización del modelo económico una de las transformaciones más significativas fue indudablemente la apertura a nuevas opciones para el trabajo no estatal, tanto con la modificación dentro del sistema empresarial mediante la creación de cooperativas o el arrendamiento, como a nivel social con la creatividad del ciudadano.
Todavía para muchos el hecho de no “trabajar con el Estado” es una conducta que les despierta recelos y si a escala individual es comprensible que exista cierto prejuicio, es imperdonable desde las estructuras administrativas que tienen en sus manos la implementación de los Lineamientos Económicos del VI Congreso del Partido.
Para muchos al referirse a este sector les causa pavor que se les considere como pequeños empresarios privados, como si la denominación los trastocara en despiadados capitalistas, pero lo cierto es que el término les aplica partiendo de que se consideran como tales aquellas personas físicas o jurídicas que manejan capital y  trabajo para producir bienes y/o servicios.
La actividad de hospedaje mejora el fondo habitacional
A partir de las funciones que realiza el empresario se establece por tres condiciones, la de propietario, gerente o administrador y la de emprendedor o innovador que asume riesgos. ¿Acaso aquellos que optaron por invertir recursos en cualquier negocio y lo desarrollan no cumple con estas condiciones?
La Cuenca, lujoso restaurante en Viñales.
El término que empleamos habitualmente de cuentapropistas, no es más que otro de los tantos eufemismos usados a diario y sí,  el empresario va por su propia cuenta, pero la definición adecuada concede a este sector creciente una dignificación del rol que están llamados a desempeñar en nuestra sociedad.
Hoy por hoy llenan numerosos espacios en los servicios y lo hacen con éxito, mayor será su impacto cuando aparezca el necesario mercado mayorista, y tengan acceso a otras posibilidades que frenan el desarrollo de numerosas actividades.
También es tiempo de diversificar las opciones, pues la riqueza de un país no se sostiene solo sobre las prestaciones, sino sobre la generación de bienes.
La pequeña empresa privada en el país contribuye mediante la política tributaria al presupuesto estatal, incide en la generación de empleo, en la elevación de la calidad de vida de la población y en muchos otros aspectos esenciales, concederles el protagonismo que merecen es lo justo.
En la gastronomía incursionan varios con diferentes estilos.
Afortunadamente en nuestra provincia hay experiencias positivas de territorios que logran un acercamiento apropiado a este sector y los integran al panorama, dejarlos aislados del cuadro no parece una buena idea.
Los premios concedidos por el evento Viñales Moda, fueron mayoritariamente auspiciados por propietarios de restaurantes que ofrecieron cenas gratuitas para los ganadores.
En la reciente exposición de la provincia en Expocuba, los privados apoyaron todo el tiempo a la representación de su municipio en las actividades de protocolo del stand, por voluntad propia según me consta, pero ese trabajo en equipo para fortalecer la presencia del territorio es sin duda una expresión de los beneficios que representa reconocer los intereses comunes y vigorizarlos.
El alquiler de caballos, sólo está autorizada en Viñales.
Los Consejos de la Administración están llamados a emplear de manera inteligente el potencial que permanece fuera del marco empresarial del estado, ellos manejan recursos y bienes locales que se revierten directa o indirectamente en la comunidad.
El diálogo, la facilitación, el reconocimiento figuran como vías adecuadas para la integración, algunos no tuvieron otra opción y otros llevaban años soñándola, pero entre ellos hay mucha de la gente emprendedora que requiere el país, llenas de ideas, de iniciativas,  propiciarles espacio nos hará grandes a todos.
Y claro, los verdaderos empresarios, son aquellos que obran con transparencia en busca de la prosperidad propia y colectiva, respetuosos de la legalidad y sus deberes, trabajadores; los pocos que buscan el enriquecimiento ilícito no merecen el favor de que en su nombre se frenen las posibilidades de otros.

martes, 31 de marzo de 2015

Víctor Tercero.



La victoria del equipo de béisbol de la Isla de la Juventud, regocijó a muchos y sin ánimo de escamotearles la alegría del triunfo, en gran medida porque vencieron a Matanzas, al que el éxito se le vuelve esquivo.
Es lamentable que los matanceros no gocen de mayor apoyo popular, porque sus resultados y estilo de juego los hacen merecedores, pero es tanta la antipatía generada por su director, que por el simple hecho de verlo a él padecer muchos juntan fuerzas en el banco contrario, y ese es también un merecimiento justo.
Sin pretender un análisis de entendida en la materia, pero con el juicio de cualquier cubana que disfruta de un juego de pelota,  Víctor Mesa volvió una vez más a hacer gala de conductas antideportivas, manoteando frente a un árbitro que respetuosamente mantenía las suyas a la espalda y se repite la historia de su impunidad.
En el último inning, dejó caer el espíritu de combate que distingue al equipo y expuso el pitcher innecesariamente, que como si fuese poco también llevó sobre sus hombros comentarios poco afortunados de los narradores del juego, a los que el desánimo por la remontada isleña les traspasaba el tono de la voz.
Increíble que el hecho de intercambiar saludos en el terreno les hiciera acreedores de elogios, cuando no hubo ni una censura en momentos anteriores por la ausencia de este gesto.
Los matanceros necesitan jugar con menos tensión, disfrutar en el terreno y dejar que la adrenalina fluya en función del espectáculo, el público y el placer de competir,  no de la reprimenda que llegue desde el banco.
Los cubanos han rebautizado a Víctor Mesa como Compay Segundo, por su incapacidad de conducir el equipo hasta la cima del podio, razón  cuestionada por los seguidores del deporte por ser el manager que dirige el equipo nacional, y hasta el que han llegado los efectos de su mal estilo de dirección.
Esta vez los matanceros quedaron un escaño por debajo, pues fueron eliminados de la final, tendrán que conformarse con un tercer lugar, nada desdeñable pero incongruente para el equipo que marcó la punta toda la temporada;  cuyo potencial y estadísticas los convertían en papel y números como grandes favoritos para el título de campeón.
La Comisión Nacional de Béisbol ha demorado bastante en revocar la decisión que puso en sus manos al team Cuba por un quinquenio, no hay indicios de que piensen hacerlo, apostar es por sí mismo una conducta irracional, hacerlo por alguien que ha demostrado fehacientemente no ser triunfador, es una tontería, no un acto de fe.
Supongo que ahora el humor de los cubanos rehaga la nomenclatura bautismal de Víctor Mesa, por el momento dejémoslo llevar los atuendos de un rey tercero, que por demás va coronado con sombrero triangular, cualquier analogía con atuendo de pirata, es pura coincidencia…
La sonrisa en su rostro es para evocar al jugador que conquistó y deleitó a este pueblo, al que imprimía alegría y energía al juego, al que se admiraba con devoción y era paradigma de los infantes, ese es el hombre que si resurge y toma las riendas de cualquier equipo en el país, tendrá millones de seguidores, sea cual sea la porción insular que represente. Máxime cuando al hacerlo,  estaría demostrando la grandeza implícita en la humildad de reconocer sus errores.
Y entonces nadie haría mofa de su derrota, que puede parecer un punto de vista insolidario, pero es la expresión popular de quienes consideran su capitulación como un acto de justicia.
A los matanceros, mejor suerte; a los pineros, éxitos.
  

martes, 24 de marzo de 2015

VIÑALES MODA VENTANA AL VALLE


Desde hace 26 años como parte de la semana de la cultura del
municipio, los viñaleros realizan el evento “Viñales Moda”, un espacio en el
cual apuestan por mantener viva la figura de las costureras en la comunidad,
así como la tradición familiar de confeccionar las prendas textiles en casa.
Además del desfile con carácter competitivo en que premian
varias categorías como: diseño, maniquí y fantasía, presentan un espectáculo
donde los protagonistas son los aficionados del territorio, en la edición del
2015, el grupo de danza del proyecto socio cultural “Ventana al valle”, tuvo a
cargo la apertura.
Presentaron un popurrí de bailes cubanos, que ofrece un
recorrido por ritmos tradicionales y contemporáneos.Un fehaciente ejemplo de cómo hacer arte en la comunidad.

Fotografía, edición y post- producción: Pedro Paredes Hernández.


lunes, 23 de marzo de 2015

Moda sin lentejuelas.



La sencillez y funcionalidad de los diseños caracteriza a Viñales Modas.
Al oír hablar de un desfile de modas, pensamos en lentejuelas, trajes sofisticados, anoréxicas modelos y otros elementos afines, sin embargo el evento que hace 26 años celebra el municipio Viñales está totalmente alejado de tales conceptos.
Funcionalidad, diversidad e inclusión son los principios rectores de la convocatoria anual, que escoge temáticas para cada edición y forma parte del diseño de la semana de la cultura en el territorio, según muchos, el más popular de todos cuantos celebran. Viñales Moda es una apuesta por la tradición y el talento de la comunidad.
EL PRIMER LOGRO.
Para las autoridades del territorio el primer logro significativo es que sobreviviera a los años del Período Especial, pues como surgió en 1988 la etapa de crisis la transitó casi en sus inicios y para nadie es un secreto la depresión que sufrieron las confecciones textiles a nivel industrial y doméstico en el país por la carencias de recursos.
Sobre el tema Haydee Duarte Lemus, directora municipal de Cultura explica que presentaban confecciones con retazos, transformaciones de piezas, y que con la venta de ropa reciclada le insuflaron un nuevo aire pues por esta vía las costureras y diseñadoras comenzaron a acceder a nuevas materias primas.
Resalta el trabajo de los especialistas desde la dirección y en las comunidades, para mantener viva la actividad de la costura como parte de la tradición de la mujer cubana que por años cosió la ropa para su familia y también la figura de la costurera local que se inserta dentro de las peculiaridades de la comunidad.
POPULAR.

Diseñadores y modelos comparten escenario en espera
de conocer el veredicto del jurado.
El evento Viñales Moda goza de gran popularidad, probablemente porque lo protagonizan los lugareños,  desde la concepción de los diseños, la elaboración de las piezas, la defensa de estas en pasarela y el espectáculo cultural  también es fruto del talento de la localidad.
Es destacable la vinculación con los  proyectos socio culturales y aficionados asociados a la Casa de Cultura junto a profesionales de las distintas manifestaciones artísticas.
En la vigésima sexta edición el tema central fue el amor y alrededor de este sentimiento giró el espectáculo,  destacable la fluidez y variedad del mismo.
Con la participación de más de una decena de diseñadores, las propuestas transitaron desde lo informal hasta la elegancia, sin estridencias ni sofisticaciones,  y con la inclusión de opciones para las menos delgadas,  piezas para usar en el día a día del poblado.
También hubo espacio para la fantasía el performance y hasta un llamado a la protección del medio ambiente, con la presentación de  un traje de novia elaborado a partir de jabas de nylon y papel higiénico, su pareja vestía con iguales elementos.
GANADORES.
Este vestido le valió el primer lugar en diseño a Yaneisi Castillo
El tercer lugar en diseño correspondió a Yodelky García, el segundo escaño lo obtuvo Caridad Castillo y el primero Yaneisi Castillo, en tanto las maniquíes que se alzaron con los premios fueron Claudia García (3), Liliana Morales (2) y María de los Ángeles Álvarez (1). En la categoría de fantasía se alzaron con el triunfo el grupo Per Formático de Pinar del Río.
Imprescindible mencionar que además de la colaboración de distintas organizaciones y centros estatales para reconocer a los ganadores, los propietarios de restaurantes y bares en el territorio también contribuyeron a homenajear a los triunfadores.
Este es un evento en el que todos ganan, porque el disfrute de los espectadores, la participación de la comunidad y la preservación de una tradición, tributan sin duda al enriquecimiento cultural.
Fotos de Pedro Paredes Hernández.