martes, 13 de noviembre de 2007

No tan pobres

¿Qué es la pobreza?¿La no tenecia de alimentos, ropa, casa o no poder acceder al nivel de vida que todos aspiramos?, eso sería lo primero a definir antes de hablar de la pobreza de los cubanos, el de menos recursos en esta isla, tiene una vida que pudiera parecer de ensueño para los africanos que padecen hambruna o indigentes de cualquier parte del mundo, que buscan en rastros algún pedazo de pan para engullirlo en lugar de cena.
Además de existir una cuota básica de alimentos racionada para toda la población, están comedores donde se expenden a precios muy bajos la comida elaborada para las personas de bajos ingresos o con dificultades para su manuntención, ya sea por una edad avanzada, problemas de salud, o carecer de personas responsables de su cuidado.
La cuota básica se sabe que no es suficiente para la alimentación de la familia, pero es una base sobre la cual partir, aún falta mucho por conquistar en cuanto a las vías alternativas que tenemos a nuestro alcance en mercados agropecuarios, sin embargo los cubanos podemos no alimentarnos de la manera en que deseamos, pero no padecemos de hambre.
Los niños tienen asegurada a un precio mínimo de 25 centavos en la moneda nacional un litro de leche diario hasta los siete años, desde es edad y hasta los 14, reciben cada dos días un litro de yogurt de soja, que también se vende de forma liberada, para los que quieren ver manchas, critican y condicionan el racionamiento, los que queremos ver luz, agradecemos que todos podamos acceder a estos alimentos de forma segura y estable.
Los cubanos, al menos un grupo importante de ellos, no podemos vestirnos al último grito de la moda o tener un abultado ropero, pero no andamos desnudos, cubiertos de harapos o descalzos, en nuestras calles aparecen personas pidiendo limosnas y mostrando una infame imagen de pobreza, pero esta periodista realizó hace algunos años un reportaje sobre el tema y resulta que todos y digo todos, los que había en la ciudad de Pinar del Río tenían sus pensiones de seguridad social, algunos estaban escapados de los hogares de ancianos o para enfermos en los cuales habían sido internados por carecer de personas para su cuidado, a otros incluso se les habían concedido casas, empleos, círculos infantiles o escuelas seminternas para los niños de la familia pero aún así persistían en actitudes de mendicidad, por aquello de que es mejor no trabajar,nuestros mendigos se dan el lujo de exigir que les des la limosna en la moneda convertible ( el equivalente al dólar) que circula en el país, entonces no tiene tanta pobreza ni urgencia para cubrir sus necesidades.
Los cubanos tenemos todos acceso a la educación, somos un pueblo instruido, y con un sistema de salud pública que te permite acceder de forma gratuita a cualquier tratamiento médico ya sea desde una hemodiálisis hasta una cirugía estética, tenemos dificultades con el transporte, con la red de servicios, no tenemos en nuestras casas sofisticados equipos electrodomésticos, no vivimos en mansiones y el confort se vuelve muchas veces esquivo, pero tenemos un nivel de seguridad sobre ciertas necesidades básicas que muchos en naciones desarrolladas invierten grandes cantidades de dinero para poder cubrilas.
La pobreza de los cubanos es vista por quienes quieren denigranos como pueblo, país, nación; los amigos que tienden la mano, reconocen el valor del sacrificio diario con el cual enfrentamos carencia en aras de un proyecto social empeñado en la equidad y es cierto que en los últimos años, se ha creado un desbalance interno en cuanto al poder adquisitivo de la población, pero aún así los que menos tenemos, no llegamos a la categoría de pobres en comparación con el resto del mundo.
Los nacidos en esta isla tenemos la riqueza de la alegría, de enfrentar con una broma las carencias del día, de saber que somos lo que somos por nosotros mismos y no gracias a políticas importadas, hemos cometido errores, pero también trabajamos en subsanarlos, no tenemos una sociedad perfecta ni mucho menos, pero la que tenemos se erige sobre la base de buscar la igualdad social y aunque el camino ha sido y es muy escabroso, estamos empecinados en llegar al final de la senda, aunque nuestro guía de cinco décadas esté enfermo, ya él marcó la ruta.

3 comentarios:

María José dijo...

Sé lo de la educación y lo de la salud, pero la verdad desconocía el nivel de vida que tienen en tu país, lo que se muestra al resto del mundo es falta de "todo", eso debe ser por la propaganda anti-castrista que quiere mostrar lo peor de Cuba. Quizás ustedes comen mucho mejor que varios Chilenos, ya que acá hay familias completas que al día comen 1 pan y más nada, acá si hay niños con hambre y que toman leche de vez en cuando. Ahora la pregunta que queda por hacer, es porque tanta mala propaganda?.....

Gracias por tus palabras, la verdad fue muy gratificante leerlas cuando vi mi correo.

María José

FMESMENOTA dijo...

Estimada Yolanda:
Es un verdadero placer leer su blog. Tiene usted una mirada limpia y clara que es una de las riquezas más grandes que pueden poseerse en el mundo.
Reciba un cordial Saludo.

Yolanda Molina Pérez dijo...

fmesmenota: gracias por sus elogios, me alegra que la lectura de mis líneas le proporciones placer, gracias un feliz 2008, saludos Yolanda