miércoles, 7 de noviembre de 2007

Reparadores de sueños

Por Yolanda Molina Pérez.

“¿Usted es la periodista qué hace los trabajos de gastronomía?”, me espetó como respuesta a mi solicitud, “eso depende”, le respondí, “si se refiere a los de Guerrillero, sí soy yo”, “lo que tiene que hacer es dejarnos tranquilos que usted no va arreglar nada”, me instó mientras tiraba sobre el mostrador mi pedido (por cierto que en ese momento yo era cliente y no periodista).
El tono, la gestualidad y su manera impropia de proceder, no merecían otra respuesta que una de aquellas que en mi natal Oriente llamamos “de solar”, pero quiso madre natura que predominara el raciocinio, le agradecí su entrega y di la espalda porque el diálogo no siempre es posible…
Puede ser que haya muchos que como esta señora, piensen que el papel de la prensa es “arreglar las cosas”, por eso quiero dedicar estas líneas a ellos en especial.
La prensa de acuerdo al entorno económico político y social en el cual esté desempeña roles diferentes, en nuestro país es un militante activo no sólo del Partido, sino del proceso revolucionario en su conjunto, hace apenas unos meses los periodistas cubanos fuimos llamados por Raúl Castro a hacer una prensa que se parezca más a nuestra realidad y por ese camino andamos.
En el caso de los trabajos críticos enunciamos los problemas y hasta donde la investigación y el conocimiento del tema nos lo permite tratamos de deslindar entre causas subjetivas y objetivas, incitamos a los responsables a acciones concretas y ofrecemos soluciones, la posibilidad de implementarlas se escapa de nuestras manos.
Y por esta vez voy a ser vocera de mis colegas, los periodistas de Guerrillero quisiéramos no tener que volver a hablar de los perros callejeros, la ciudad sucia, los problemas de abasto de agua, las campañas contra el aedes aegyptis, los malos servicios, choferes que no paran, indisciplina social, consecuencias del bloqueo, nuestros Cinco Héroes Prisioneros del Imperio, escaladas guerreristas en el mundo, del medio ambiente que se deteriora, del necesario aprovechamiento de la jornada laboral, la lucha contra la corrupción o las ilegalidades… la lista podría ser mucho más extensa..
Pero quiero que me digan ¿si no tuviésemos esos problemas como ciudad, provincia, país y planeta no estaríamos más cerca de la felicidad y de alcanzar el proyecto social perfecto al cual aspiramos los cubanos? La respuesta es un sí, inmenso y no vayan a creerse que nos quedaríamos sin trabajo los “aprieta teclas”, aún tendríamos muchas otras cosas de que hablar, temas para investigar e informaciones que ofrecer, siempre reflejando las problemáticas y avances de la sociedad en que vivimos.
El hombre común en la actualidad necesita de la información y esa la ofrecemos nosotros, no siempre logramos hacerla del mejor modo, pero lo hacemos con todo el empeño de que somos capaces, sorteando las mismas carencias que afectan a todos, no solo en nuestras vidas privadas, sino profesionales.
Desde la falta de papel que limita frecuencia, tiradas y maneras de abordar un tema, hasta los funcionarios que nos entorpecen la investigación o tratan de desvirtuar una situación en beneficio de preservar su imagen (entiéndase puesto).
No somos lo que queremos ser, pero intentamos desempeñar nuestro papel dentro de la sociedad pinareña, y si mientras lo hacemos molestamos a quienes entorpecen su buen funcionamiento, pues algo de nuestro propósito ya está logrado.
La prensa no tiene la misión de arreglar cosas pero de hecho en la historia de nuestro país muchas veces lo ha hecho, ¿quién duda del papel que desempeñó Radio Rebelde desde la Sierra Maestra? O más recientemente ¿cuántas puertas han abierto las secciones de atención a la población en los diversos medios del país?, eso por sólo citar dos ejemplos.
Y señora, no soy yo la que los debe de “dejar tranquilos”, son ustedes los que deben de trabajar por que la población tenga la tranquilidad de poder encontrar a cualquier hora, de cualquier día, el servicio esperado y necesitado en las unidades de gastronomía, hasta tanto eso no suceda, con mi nombre o el de otro colega, seguirán las páginas de Guerrillero acercándose a ese y todos los temas que precisen ser abordados, porque aunque no “arreglemos nada” si queremos, al menos, ser reparadores de sueños.

3 comentarios:

Lily Lara dijo...

Wow Yolanda, cada vez me sorprendes más, te felicito.

Te aliento para que nunca dejes de escribir en tu blog.

¡Eres seca!

Abrazos desde Chile.

María José dijo...

Quizás por el solo hecho de ser Chilena, desconozco la realidad de Cuba. Lamentablemente lo que se escucha de Cuba es la pobreza que existe, que Fidel está delicado de salud, etc. Felicito la pasión con la que escribes.

María José

María José dijo...

Te invito a ver mi Blog, para mostrarte solo un poco de lo que ocurre en Chile.

http://abusoviolenciadomestica.blogspot.com

María José