martes, 6 de noviembre de 2007

Por la estabilidad

Por Yolanda Molina Pérez.
Ruidos de mandarria, polvo, cemento, arena son los elementos que desde hace varias semanas predominan en unos cuantos establecimientos gastronómicos de la ciudad, como parte de un programa de reanimación que acomete este sector en Pinar del Río.
LOS PRIMEROS.
Entre las unidades en las que ya se concluyeron las obras de restauración y sustitución de equipamiento en aras de que puedan prestar un mejor servicio se encuentra la cafetería del hospital Abel Santamaría Cuadrado, el cabaret la Cueva y algunas carnicerías y bodegas de la ciudad.
De las 216 unidades comerciales con las que cuenta Comercio en la ciudad capital, al menos el 60 por ciento de ellas requiere acciones constructivas en lo que va de año se han concluido las reparaciones capitales en 10 de ellas y 82 han recibido mantenimiento ligero, 6 bodegas aún continúan reubicadas, pero la totalidad de ellas deberán ejecutarse en el venidero 2008.
En un recorrido por varias de estas entidades a esta reportera le preocupa los niveles de seguridad con que permanecen algunos de estos inmuebles, incluso de los ya reparados que se encuentran prestando servicio, es preciso que al dar una obra por terminada se cubran todos los detalles, para que no vayan quedando pendiente “los parches” para etapas posteriores.
En 15 carnicerías de la ciudad se están ofertando productos del centro de elaboración como jamón, ahumados, chicharrones, carne y otros derivados, (la estabilidad del abastecimiento de estos actualmente está siendo condicionada, por la crisis existente en la empresa con el transporte) 4 de estas unidades también comercializan vísceras, según supimos otras se incorporarán en la medida que se incrementen los niveles de entrega por parte de la Empresa Cárnica.
PERSPECTIVAS.
En estos momentos se encuentran en reparación el restaurant El Marino, que deberá de concluir su ejecución para el mes de marzo, y abrirá como un centro especializado en mariscos, a pesar de las obras constructivas continúa prestando servicios por una boca de venta.En La Taberna aún cuando la empresa constructora encargada de la obra no ha asumido todavía el proyecto, los trabajadores de esta unidad ya comenzaron la ejecución de algunos elementos como la cisterna, este restaurant no ha interrumpido su servicio.
El Consomé si está cerrada, la ejecución de la obra se encuentra al 60 por ciento y quedan pendientes la instalación hidrosanitaria, la colocación del piso y la pintura, otra de las unidades pertenecientes a la Empresa Municipal de la Alimentación pública que está fuera de servicio es el comedor ubicado en Yagruma y que se repara para en esta unidad dar atención a los programas de la Revolución, sin que estos interfieran con la prestación a los usuarios de otras unidades.
De la Empresa de Servicios Especializados (EPESE), están cerrados en este momento la cafetería El Ligerito y El Anón, la última deberá estar lista antes de fin de año, pero según declaraciones de Gervasio Valdés Director de la Empresa, esto dependerá del financiamiento para el falso techo, el piso y el equipamiento previsto.
El Ligerito reabrirá con una oferta en las dos monedas y tendrá dentro de sus opciones una heladería especializada que prestará servicio en divisa.
Una buena noticia es que ya se está trabajando en la búsqueda de una solución definitiva para sacar de los restaurantes de la ciudad el servicio a trabajadores de diferentes entidades que imposibilita a la población encontrar un sitio donde almorzar.
SIN PASOS EN FALSO.
El deterioro de los servicios gastronómicos en la ciudad ha hecho que el pinareño promedio pierda la confianza en las instituciones que ve remozar, o reinaugurar, vaticinándole un carácter efímero anticipadamente.
Por estos días se dieron pasos en falsos dentro de todo este proceso de reanimación, la apertura del Café Literario, antiguamente Casa de infusiones, fue uno de ellos pues en las primeras 24 horas se averío la cafetera ubicada en el mismo, y aunque está fue sustituida los problemas han seguido con un intermitente servicio, al respecto Deysis Sánchez Reyna declaró a Guerrillero que se estudian todas las alternativas posibles, entre ellas tener dos cafeteras para la sustitución en caso de roturas, incluso hasta un análisis del café que se está empleando.
Sobre la falta de hamburguesas, conocimos por mediación de Yamila Nazco, Técnico Comercial de Venegas que la Empresa Cárnica no tiene solución para la máquina en las cuales las hacen, por ser de una tecnología obsoleta, al respecto Caridad Díaz Duarte, Director del Grupo Empresarial del Comercio y la Gastronomía nos dijo, que aunque sea preciso elaborarlas artesanalmente, tiene que buscar una alternativa, que deberá ser que la misma gastronomía las confeccione, pues lo que no pueden perder es la naturaleza de servicios rescatados.
Actualmente la hamburguesería Venceremos, está ofreciendo pan con pastas o embutidos, en días atrás presentaron dificultades con la elaboración de refrescos por la carencia de agua, aún así esto no justifica que un cliente tenga que esperar 30 minutos sentado a la barra porque estén contando panes y pesando raciones.
Olga Lidia Tapia, Primera Secretaria del Partido en la provincia, ha insistido en hacer la renovación de los servicios gastronómicos sobre la base de un principio de sostenibilidad y del rescate de los mejores valores de los trabajadores del sector, para que bajo los preceptos de eficiencia y respeto al cliente sean la mejor garantía de las cuantiosas inversiones que se acometen en el territorio.
Esperemos que los buenos aires que baten en el Comercio y la Gastronomía pinareña, no sean sólo una breve racha y sean una fresca brisa que anime la ciudad de forma permanente, para que el estado comatoso actual de este sector se pueda convertir en asombrosa vitalidad.