lunes, 14 de enero de 2008

¿Arte o ciencia?

El 15 de enero es el Día de la Ciencia en Cuba, serán muchos los trabajos periodísticos que se publiquen, haciendo referencias a los logros científicos de nuestro país y a las razones para enmarcar en tal fecha la celebración, por eso prefiero soslayar esos temas y reflexionar sobre la relación arte y ciencia.
¿Es arte medir los ángulos de un paso de ballet? ¿es científico o artista el cirujano que logra dar puntadas de dos milímetros?. Todo depende del concepto que se tenga sobre qué es arte y qué es ciencia, a mi juicio son fronteras muy endebles, como casi todas aquellas que se relacionan con el conocimiento humano.
¿Era artista o científico el primer hombre primitivo que intentó a través de la pintura comunicarse con sus semejantes? ¿Estaba creando una obra de arte o descubriendo un medio de comunicación? ¿acaso sería sólo un desesperado?.
Hoy no es novedad que los adelantos tecnológicos se ponen al servicio de las diferentes manifestaciones artísticas, en el cine, la televisión, la música, las artes plásticas, la literatura... ¿cuántos tomos tendría El Quijote si Cervantes hubiese tenido a su alcance un ordenador?
La investigación no es exclusiva del laboratorio, la bata blanca y el microcospio, el guionista, el dramaturgo o el novelista que atrapa en uno de sus personajes la sicología humana, se erige a sí mismo como un especialista en la naturaleza humana y ese es un resultado que nada tiene que ver con los dones de la pluma, ni la exquisitez de la técnica de la escritura.
La ciencia y el arte forman parte de la cultura de los humanos, que no se puede entender como tal solo la erudición en diversas ramas del conocimiento, porque el aborigen australiano, americano o africano que desconoce el misterio de las letras, los números o las notas musicales es un experto en el arte de la caza, o en el dominio de las plantas medicinales... cultura es toda acción que de modo consciente ejecutan los humanos.
Cada nación tiene el patrimonio de sus propias tradiciones y herencias, determinadas por factores naturales como el clima, la vegetación, la fauna, la geografía y una no es mejor de la otra aunque si diferente, sirva el Día de la Ciencia en Cuba, para que todos aquellos que de una forma u otra se preocupan y ocupan de acrecentar el patrimonio del conocimiento humano, como bien universal, reciban nuestra felicitación y apoyo incondicional.
Especialmente si forman parte de los que piensan en el mejoramiento de la vida, como fenómeno espiritual y bien efímero que nos desvelamos en convertir en perdurable, no importa si es ciencia o arte, lo valedero es trabajar porque el talento se supere a sí mismo en cada jornada y nuestra especie tenga razones justificadas para presumir de su superioridad intelectual, al menos en este planeta.
No más exterminios, no más daños al medio ambiente, no más hambrunas, no más enfermedades incurables, no más analfabetismo, no más incultura, no más muertes por males prevenibles, no más desigualdad, no más violencia... y el hombre habrá hecho a través del conocimiento científico de sí mismo, el descubrimiento más importante, la transformación de la existencia en el arte de la VIDA.

1 comentario:

María José dijo...

Que maravilla que tengan el día de la ciencia...lo que es en Chile....mmmm....no

Saludos,

María José