jueves, 18 de septiembre de 2008

La duda,la posibilidad, la certeza.

Por estos días recorre la red la "posibilidad" de que los huracanes Ike y Gustav hayan sido manipulados por científicos estadounidenses, los elementos sobre los cuales se argumentan estas teorías, son como otras tantas veces cuestionables o creíbles, según el crédito que se le quiera o pueda conceder a las fuentes citadas.
En estos tiempos la teoría del rumor es vertiginosa, links, enlaces, reenvíos por correo y en minutos, horas, días meses hemos convertido una fábula en realidad...
Al buscar por recomendación de un amigo los mencionados artículos sentí esa incredulidad juvenil de quien ante un experto teme hablar por no tener la certeza de ser víctima de una broma y a la vez el miedo a que el silencio y no aceptación de lo que se dice lo deje en la permanente categoría de estúpido.
Mis conocimientos no me permiten hacerme un juicio acertado, pero "un lejano rumor" dice que es posible, de ser así es espantoso la vulnerabilidad de un planeta que no ha sabido preservar su ecosistema y para colmo el clima puede ser manejado desde un laboratorio para agravar los daños.
No me vale la excusa de que al perjudicar estos meteoros Estados Unidos, hace absurda la posibilidad de su creación pues no son pocos los que sustentan que los hechos del 11 de septiembre fueron fabricados desde dentro, ante la apremiante necesidad de construir un enemigo que justificara el uso de la arbitrariedad a gran escala.
Lo absurdo es que en pleno siglo XXI la especie inteligente de La Tierra: el hombre, de margen a que todas estas "descabelladas" ideas entren en el rango probabilístico de ser realidad, peor aún que el modelo de vida que se erige como paradigma de multitudes sea precisamente el de la nación que supuestamente engendra tan malévolos proyectos.
La mente humana ha logrado invenciones fantásticas, cosas que hace años nos parecían irrealizables son rutina diaria entre millones de habitantes de este planeta, pensar que la desolación dejada por los huracanes es fruto de la invención humana, duele, pero ya estamos entrenados ¿no se ha dicho que es el SIDA fruto de investigaciones? ¿no son los hombres quienes desarrollaron la bomba atómica y armamento nuclear del que es mejor desconocer su potencial?
Queda la duda ante la naturaleza, no como conjunto de fenómenos naturales sino de artificios creados por un ente que debía de convivir con el resto de los elementos de forma armónica y sin embargo se ha convertido en su propio enemigo, por supuesto que somos los humanos, sólo que como otras tantas veces sucede miembros de una misma especie evolucionan por caminos diferentes, adaptándose a las condiciones del medio y entonces es bueno saber que hay científicos que usan su inteligencia para combatir enfermedades, para mejorarnos la vida y aprovechar al máximos los recursos y potencialidades de lo que nos rodea haciendo de todo un mejor uso.
Esto nos devuelve a una de las más antiguas confrontaciones, la lucha entre el bien y el mal, si es asunto de demonios o ángeles, vampiros y exorcistas, malvados y nobles, justos e injustos, soñadores y destructores,ese no es el punto, sino que cada quién tome partido de que lado va a poner sus fuerzas y no hablo de guerras y finales apocalípticos, sino de cada instante en que se vive y que podemos hacerlo dedicando nuestras fuerzas a lo bueno y bello que se engendra en el amor, la generosidad o desde el odio y la destrucción.
Para acabar con la vida en el planeta no nos harán falta invasiones extraterrestres, ni cataclismos, apenas que sean menos los que volteen el alma a la poesía,los ojos a las estrellas, la nariz al aroma, la mano a la caricia, el oído al trino y ya seremos presas de la fuerza del mal. Por lo pronto me queda la duda de hasta que punto puede el hombre manejar la naturaleza, pero esta convive con la certeza de que el bien encontrará el resquicio por el cual hacernos llegar el haz de la esperanza...

7 comentarios:

Joselu dijo...

Cuando el 11 S hubo en España quien achacó el ataque a los servicios de inteligencia americanos. Debo ser muy inocente pero no pienso que ni aquello ni los huracanes sean fruto de tal maquinación perversa y retorcida para justificar acciones posteriores. Los bulos son universales y tienen sus defensores y entusiastas. Me quedo con tus reflexiones finales en que dejas abierta la certeza de que el bien se abrirá camino. Un mensaje de esperanza como tú bien dices.

María José dijo...

comparto lo que dice joselu, sinceramente prefiero pensar que lo de los huracanes es producto natural y no de mentes abominables, intento creer en la raza humana aun.

Un abrazo amiga, que tu familia esté bien.


María José

Yolanda Molina Pérez dijo...

Joselu, espero que el bien de los cuentos de mi infancia y esos que cada noche debo repetir como invocación a Morfeo, se den una vuelta por este mundo de hoy y nos traigan un poco de descanso entre tanta congoja de desastre natural y estupidez expresada como política guerrerista, prepotencia internacional y sus secuelas escritas en muerte, hambre y miserias humanas...
¿Te imaginas si se te permitiera
por un rato ser Sebastian, y hacer realidad cada pensamiento o deseo...?
Un abrazo con esperanza ...

Yolanda Molina Pérez dijo...

María Jose, ya sé de tu confianza y contribución para que la raza humana mejore, eso te hace una de las buenas...
Como dije en el post no sé a ciencia cierta siquiera si es posible tornar un huracán de baja intensidad en uno de mayor fuerza, pero sólo pensar que sea posible y aún peor que haya espacio para la duda es lo verdaderamente terrorífico, me pasa como con las cosas que denuncias en tu blog, me dejan una gran amargura, por saber que pertenezco a un especie que es capaz de tales cosas...
Un abrazo mío y de mi familia, para ti y los tuyos

María José dijo...

Yolanda...ese es el punto, le pasamos nuestros temores y odios a nuestros hijos, a nuestras futuras generaciones, sin darnos cuenta que los dañamos....
Un ejemplo, no creo que la religión sea mala....pero no puede ser normal el fanatismo, en algunos países matan en nombre de su religión....sinceramente eso lo encuentro patético y peligroso.
Que importante lo que mencionas al final de tu comentario....ver mas allá de la punta de nuestra nariz.......creo que básicamente de eso se trata mi Blog.


Gracias, y un abrazo para ti y tu familia....

JaviWoll dijo...

No puedo creer que una persona con estudios haya escrito el post que acabo de leer. Saludos de un español que ha estado en Cuba este verano y ha vuelto preguntándose donde está el socialismo(en España ya sabía que no...).

Yolanda Molina Pérez dijo...

Pues sí, soy una persona con estudios, o al menos eso hace creer mi título de Licenciada en Periodismo emitido por la Universidad de Oriente en Santiago de Cuba, sobre sus preguntas precisa encontrar sus propias respuestas...
Los cubanos aprendimos a vivir con huracanes, como otros lo hacen con los terremotos, tsunamis, tifones, avalanchas, olas de frío o calor, inundaciones, sequías... en fin creo que madre natura no nos ha regateado adversidades climáticas... Y lamento que no haya entendido lo que quise plantear en mi post, lo cual es sinceramente un fracaso para cualquier periodista, espero que su ayuda haya servido a quienes la ofreció y que cuando regrese a Cuba, encuentre entre las cosas que el viento dejó, algunos senderos que a lo mejor ahorapueden ser más visibles