lunes, 29 de septiembre de 2008

Mi pedacito, el tuyo, los nuestros.

Debiera parecer una tontería y no una urgencia, como lo es, tener que hacer campañas y jornadas en aras de sumar adeptos a la conservación del medio ambiente, entendiéndose por este el más amplio de todos los conceptos posibles, porque es totalmente erróneo, creerse que sólo la preservación de los espacios paisajísticos merece tal derecho.
Si el verde de un bosque nos llena de éxtasis (y no hablo del consumo de drogas), o el azul del mar nos regala paz y sosiego, si el suelo nos ofrece una parte importante de nuestro sustento, ¿cómo vivir de espalda a los riesgos y deterioros que padecen cada día?

a cuarta parte de la superficie de nuestro planeta está dañada por la desertificación, y a pesar de discursos, cartas, cumbres, convenios, cada año las cifras de hectáreas afectadas por este mal crecen, como también ascienden las especies de flora y fauna en peligro de extinción, la contaminación de la atmósfera, los océanos, el calentamiento global y el derretimiento de los casquetes polares.
Hoy día la meteorología, a pesar de los adelantos tecnológicos no logra apresar en sus pronósticos a largo plazo las manifestaciones climáticas, porque sus modelos no contemplan la barbarie humana, y ese es el factor que ha trastocado estaciones y hasta puesto punto final a tradiciones culturales ante los bruscos cambios que ha sufrido el ciclo anual en todas las latitudes de nuestra mal amada Tierra.
No voy a repetir estadísticas, ni slogans promocionales, esas casi todos los sabemos, pero sí creo que es tiempo de tomar conciencia que el medio ambiente es un patrimonio de los terrícolas, en el que de nada valen los títulos de propiedad, si no podemos detener la tala del amazonas, al menos no contribuyamos a agigantar el deterioro echando un papel en la arena de nuestras playas, o tirando una colilla de cigarro en el borde de una carretera a riesgo de un incendio, no arrojemos basura en las riveras de los ríos o arroyos, no ensuciemos nuestra ciudad.

Son cosas mínimas que si cada uno de los habitantes de este planeta nos proponemos no hacer, estaremos a tiempo de contribuir a prolongar la existencia de todos los seres vivos que sobre ella moramos.
Se habla del fin de la Tierra a causa de una explosión solar dentro de millones de años, pero ese sería un fin posible sólo si ahora nos comportamos como seres inteligentes, que supuestamente somos, y preservamos nuestro hábitat, porque al ritmo de destrucción actual, no habrá espectadores en las gradas, cuando esa bola ardiente se disemine en el espacio.
Como nos hemos entronizado en patrones de consumo y marketing, para que no sea un show sin concurrentes, al menos por eso, preservemos la vida de este planeta, dejemos para el futuro la herencia de una naturaleza próspera y diversa, no destruyamos el asombro de la flor, hagamos la promesa de al menos responder por el cuidado de ese ínfimo pedacito al que todos tenemos junto con la vida, derecho.

5 comentarios:

Yoel Rivero Marín dijo...

Muchas gracias por incluir mi blog en tu selección y felicidades por el trabajo que haces tan serio con tu blog, realmente me he sorprendido al ver trabajos tan interesantes en los sitios que llegaron a mi gracias al amigo Cedeño. Espero que esta sea una vía para conocer mejor cada rincón de la isla en su diversidad más genuina.

mediaz dijo...

Yolanda, he llegado a tu blog gracias a Cedeño. Me ha parecido muy interesante y te deseo sigas por ese camino. Me desempeño como correctora, y aunque mi fuerte no es escribir, te invito a visitar mi blog: http://letrassueltas.nireblog.com

Yolanda Molina Pérez dijo...

María Elena, al llegar hasta tu blog, me has hecho revisar y leer bastante porque si de algo estaba segura es que hace apenas unos días había estado por allí, sin dejar constancia, como tantas veces hacemos porque buscamos otro enlace y ya dejamos ese atrás y no recordaba excatamente qué había sido pero sabía que mi memoria me haría recordarlo y fue el post sobre las Ruindades del Herald, pero aunque el fuerte tuyo no sea escribir, sin duda si lo es promover lo que otros hacen y mantenernos actualizados, gracias por estar por aquí y llegaré más hasta allá, Cedeño hace los puentes y nosotros los caminamos, un abrazo

agricultor08 dijo...

Yola, ya estamos en la red. Así que ahora como dice ese famoso Cantante cubano ”””A NAVEGAAAAAAR”

Yolanda Molina Pérez dijo...

Pues ponga rumbo a estos lares, le esperamos...