sábado, 4 de octubre de 2008

Octubre, mes de memoria.

Para los cubanos octubre es un mes preñado de aniversarios y no precisamente festivos, pero si insoslayables, porque un pueblo que haya conocido la grandeza de hombres como el Che y Camilo no puede pasar por alto la conmemoración de sus desapariciones físicas, el obligado tributo a sus figuras heroicas y el legado imperecedero, que superó sus cortas existencias.
Un seis de octubre de 1976, tan luctuoso como inolvidable.
Otro hecho histórico fue el primer canto de nuestro Himno de Bayamo, 20 de octubre de 1868, ese es el día escogido para honrar la cultura nacional. Sólo 4 días después según el calendario Gregoriano pero en 1492, hay nuevos motivos para la recordación, fue la llegada de los hispanos a las "falsas indias", descubrimiento, encuentro o encontronazo, ya no viene al caso, se unieron por siempre dos culturas y aquí estamos hispanoamericanos, nos guste o no.
Esa fecha en especial desata mis nostalgias por la ciudad de los parques, mi querido Holguín vuelve a entregarse la jubileo de la cración y el arte, Fiesta de la Cultura Iberoamericana, tal vez falte esta vez lucidez de la belleza majestuosa de los árboles, y en más d eun lugar aún se verán daños dejados por Ike, pero es un espacio de encuentro intercontinental, un acercamiento a regiones de la península y países de la América, eventos teóricos, ferias, exposiciones, desfiles, todo un jolgorio en la provincia que vio llegar por sus costas a los hispanos, allí está Cayo Bariay y su monumento, por cierto no he visto qué quedó o cómo quedó después del huracán.
Banes dañada, pero aún capital de la arqueología en Cuba, resguarda el cementerio de sitio aborigen Chorro de Maíta y otras riquezas.
Velasco, segundo asentamiento poblacional de Gibara, sede de la fiesta campesina...
Iberoamerica se extiende más allá de las calles de la ciudad y se multiplica en espacios donde se buscan las raíces y confluencias de pasados comunes.
Una vez más voy a extrañar todoel ajetreo y sobre todo el ambiente que se impregna más allá de instituciones y centros culturales.
Por si fuera poco octubre también me trae fechas personales, cumpleaños de seres queridos, mi prima Idania, su hijo Rolandito, Mi abuelo Sergio y mi esposo echan atrás otra hoja del calendario.
Por primera vez este año estaré también de cumpleaños en la temporada pues esta blog cumple su primer año de vida el próximo día 10, pero sobre el tema luego vuelvo, que parece no voy a tener en estos días mucho descanso.