domingo, 27 de enero de 2013

Primer homenaje por el 70º del debut de Alicia Alonso en Giselle.



Hace 70 años que el “azar concurrente”, para decirlo con palabras de  Lezama, le abrió a  Alicia Alonso el sendero personal para adueñarse de Giselle, la frontera entre lo mítico, perfeccionista y mágico, se desdibuja en la memoria de quienes la vieron representar a la campesina y enfrentar a las Willis…
 Hoy muchos cubanos no pueden testimoniar sobre el encantamiento de una sala de teatro sostenida por la gracia de los pasos de ballet, al ritmo y elegancia sin par de Alicia Alonso, pero entre las tantas maneras de evocarla están  las imágenes, y justamente fue una exposición filatélica el primer homenaje hecho en Cuba por el 70 aniversario de su debut  en el protagónico de Giselle.
 El museo postal cubano “ José Luis Guerra Aguiar”,  ubicado en el Ministerio de Informática y  Comunicaciones, fue la sede para la muestra del coleccionista Idalio Mederos Boza, artemiseño deslumbrado por la danza, los sellos y Alicia, cada una de estas pasiones las sostiene  con paciencia milenaria, delicada ternura y las entreteje para hacer su lienzo personal, atesorando una valiosa colección de piezas filatélicas que en esta ocasión generosamente comparte con nosotros para mostrar las 13 ediciones de sellos realizadas por Correos de Cuba, desde 1957 a la fecha en las que la imagen de la Alonso, se reafirma como embajadora de arte, cultura y refinamiento.
 El museo atesora una valiosa colección que ofrece una panorámica general de la historia del correo en Cuba y la emisión de sellos.
Hasta  el próximo 18 de febrero la muestra estará abierta al público en los horarios habituales del museo, de lunes a jueves entre las  ocho de la mañana y las 5.30 de la tarde y el viernes hasta las 4.30 p.m
Acompañada como siempre por su esposo , el doctor Pedro Simón Martínez, Director del Museo Nacional de la Danza, Museo Nacional de la Danza Alicia asistió a la inauguración de la exposición.

Ya es en sí misma la comunicación, un suceso grandioso, pero con el añadido de la belleza y el talento trastocado en estampilla,  o con la combinación armoniosa de música y baile, es entonces un milagro y Alicia no necesitó otro idioma que el de su cuerpo para reinventarnos códigos donde palidecen abochornadas las palabras por la pobreza de su emoción, así que nadie como ella para salvar distancias y tendernos puentes, llevando en puntillas, con sutileza de hada, un mensaje.
Idalio es un entusiasta admirador de la danza el ballet y la figura de Alicia, pero la filatelia es en él una pasión.
 Serán muchos los tributos que a lo largo del año se le rindan a la bailarina por este aniversario de su debut en Giselle, pero el primero estuvo marcado por un tono intimista, que realza el minimalismo de las piezas; tras los sellos hay toda una cultura, y legado artístico atesorado a lo largo de los años.
La historia de los pueblos está en gran medida contenida en las estampillas, Alicia Alonso, no sólo es una figura emblemática dentro del ballet cubano, sino de la danza universal. Con sus 92 años, sigue traspasándonos la bailarina que se yergue en ella con cada gesto y postura. Idalio dio sus razones, Alicia las agradeció y una vez más dejó evidencia de la sencillez que sostiene su grandeza.


video


Texto: Yolanda Molina Pérez.
Cámara y edición: Pedro Paredes Hernández.

2 comentarios:

Animal de Fondo dijo...

"Soy un ser humano"...qué pocos personajes públicos, en España, podrían decir lo mismo. La sencillez y la dignidad conmueven. Ojalá también se nos contagiaran.
Abrazos.

Yolanda Molina Pérez dijo...

Francisco, un gusto tenerlo de vuelta por aquí, hace mucho perdí su rastro...
En cunato a Alicia desde el mes de noviembre hasta la fecha por distintas razones hemos estado varias veces junto a ella y a mí en lo personal, me conmueve esa sencillez y afabilidad, no te creas que acá también haría falta un poco de contagio, abrazos.