domingo, 22 de diciembre de 2013

Felicidades educadores



A los 45 días de nacida me pusieron en un moisés y a este lo colocaron sobre el buró de mami en el aula de quinto grado en que impartía clases, cuando pude sentarme tuve un columpio colgado en la puerta que comunicaba con la clase de papi.
Crecí siendo “la niña de los maestros”, ellos fueron de los matrimonios de educadores que vivían en aquellas casas escuelas que había, (no sé si todavía esa modalidad existe) en zonas rurales, mis primeros recuerdos están asociados a aulas, alumnos, planes de clases y libros de pedagogía u orientaciones metodológicas por doquier.
Fueron alfabetizadores, como mis tíos y a pesar de que crecimos siendo testigos del sacrificio y respeto que implica la docencia, de alguna manera no nos amedrentó ese reto y dejaron el legado en nosotras…
Conozco de cerca la entrega y amor que exige la profesión, ambos siguen vinculados a ella laboralmente y lo disfrutan…En la familia hay muchos educadores, fue como profesora que empezó mi hermana su vida laboral, mis primas de forma directa o indirecta encontraron en el magisterio la vocación…. Yo misma durante un tiempo la ejercí y me gustó ese desafío de enfrentarme a los estudiantes y atrapar su atención… Felicidades a todos los educadores, en especial para mis padres, los que me formaron y los que hoy lo hacen con mis hijas…