lunes, 23 de marzo de 2015

Moda sin lentejuelas.



La sencillez y funcionalidad de los diseños caracteriza a Viñales Modas.
Al oír hablar de un desfile de modas, pensamos en lentejuelas, trajes sofisticados, anoréxicas modelos y otros elementos afines, sin embargo el evento que hace 26 años celebra el municipio Viñales está totalmente alejado de tales conceptos.
Funcionalidad, diversidad e inclusión son los principios rectores de la convocatoria anual, que escoge temáticas para cada edición y forma parte del diseño de la semana de la cultura en el territorio, según muchos, el más popular de todos cuantos celebran. Viñales Moda es una apuesta por la tradición y el talento de la comunidad.
EL PRIMER LOGRO.
Para las autoridades del territorio el primer logro significativo es que sobreviviera a los años del Período Especial, pues como surgió en 1988 la etapa de crisis la transitó casi en sus inicios y para nadie es un secreto la depresión que sufrieron las confecciones textiles a nivel industrial y doméstico en el país por la carencias de recursos.
Sobre el tema Haydee Duarte Lemus, directora municipal de Cultura explica que presentaban confecciones con retazos, transformaciones de piezas, y que con la venta de ropa reciclada le insuflaron un nuevo aire pues por esta vía las costureras y diseñadoras comenzaron a acceder a nuevas materias primas.
Resalta el trabajo de los especialistas desde la dirección y en las comunidades, para mantener viva la actividad de la costura como parte de la tradición de la mujer cubana que por años cosió la ropa para su familia y también la figura de la costurera local que se inserta dentro de las peculiaridades de la comunidad.
POPULAR.

Diseñadores y modelos comparten escenario en espera
de conocer el veredicto del jurado.
El evento Viñales Moda goza de gran popularidad, probablemente porque lo protagonizan los lugareños,  desde la concepción de los diseños, la elaboración de las piezas, la defensa de estas en pasarela y el espectáculo cultural  también es fruto del talento de la localidad.
Es destacable la vinculación con los  proyectos socio culturales y aficionados asociados a la Casa de Cultura junto a profesionales de las distintas manifestaciones artísticas.
En la vigésima sexta edición el tema central fue el amor y alrededor de este sentimiento giró el espectáculo,  destacable la fluidez y variedad del mismo.
Con la participación de más de una decena de diseñadores, las propuestas transitaron desde lo informal hasta la elegancia, sin estridencias ni sofisticaciones,  y con la inclusión de opciones para las menos delgadas,  piezas para usar en el día a día del poblado.
También hubo espacio para la fantasía el performance y hasta un llamado a la protección del medio ambiente, con la presentación de  un traje de novia elaborado a partir de jabas de nylon y papel higiénico, su pareja vestía con iguales elementos.
GANADORES.
Este vestido le valió el primer lugar en diseño a Yaneisi Castillo
El tercer lugar en diseño correspondió a Yodelky García, el segundo escaño lo obtuvo Caridad Castillo y el primero Yaneisi Castillo, en tanto las maniquíes que se alzaron con los premios fueron Claudia García (3), Liliana Morales (2) y María de los Ángeles Álvarez (1). En la categoría de fantasía se alzaron con el triunfo el grupo Per Formático de Pinar del Río.
Imprescindible mencionar que además de la colaboración de distintas organizaciones y centros estatales para reconocer a los ganadores, los propietarios de restaurantes y bares en el territorio también contribuyeron a homenajear a los triunfadores.
Este es un evento en el que todos ganan, porque el disfrute de los espectadores, la participación de la comunidad y la preservación de una tradición, tributan sin duda al enriquecimiento cultural.
Fotos de Pedro Paredes Hernández.