lunes, 20 de julio de 2009

PROYECTO MAMBÍ.

Entre las prioridades de la recuperación, fue y es insoslayable el tema vivienda, las vías de solución tradicionales era evidente que no tendrían la capacidad de respuesta que urgía, falta de recursos, de mano de obra y tiempo eran algunos de los factores que más incidían, en medio de este panorama surge el Proyecto Mambí, un sistema para el aprovechamiento de los recursos maderables derribados por huracanes…

La palma es un símbolo del paisaje cubano, las distintas variedades existentes en el país arrojan un encantador contraste en la campiña, desde la historia misma de la nación, ella se imbrica en el desarrollo de la vida, los campesinos aprendieron hace varios siglos a utilizarla, como madera, cubierta de sus casas, alimentos para sus animales, no es fortuito que una de estas especies sea el árbol nacional de Cuba…

Millares de ejemplares fueron segados por los vientos, como parte de las labores de recuperación, a la Empresa de Transporte de la Construcción Trayco se le designa para la tarea de producción de estructura de cubiertas, específicamente: viguetas y riostras, sobre la marcha, surge la idea de revitalizar la antigua tradición de usar las tablas de palma para edificar viviendas.

El proyecto prende en las comunidades, que se insertan inmediatamente como fuerza de trabajo en la ejecución de las viviendas, en comunión, vecinos y especialistas de TRAYCO buscan soluciones tecnológicas para poder implementarlo, como la creación de cuchillas especiales para el corte de los troncos caídos, producción de clavos artesanales, un aditamento para humanizar la limpieza de las palmas y otros detalles organizativos que permiten acometer con mayor rapidez las labores de construcción…
El perfeccionamiento de toda obra humana no es ajeno a este proyecto que ha ido enriqueciéndose en la medida de su implementación, ganando en fortaleza y confort de las viviendas, los horcones inicialmente eran de madera, hoy donde los recursos locales lo permiten son columnas fundidas…

Las familias de los damnificados comparten junto a constructores y especialistas las labores de edificación, capacitándose sobre la marcha y creando una importante reserva de capital humano en el territorio, imprescindible destacar que la preparación ha sido tan exitosa que aún en las complejas condiciones que laboran y con la inexperiencia, no ha ocurrido ningún accidente de trabajo, ni de pequeña, ni gran magnitud…

La dimensión de las obras acometidas sobre la base de los recursos maderables derribados por los huracanes han llevado a una revaluación de las posibilidades reales de ampliar su ejecución y si inicialmente se concibió sólo el empleo de tablas de palma, hoy se trabaja con otras variedades, incluso especies no tradicionales en la construcción, como troncos de frutales están constituyendo alternativas viables para elementos tales como la carpintería…
Las cuantiosas pérdidas en la vivienda, obligan a la búsqueda de soluciones más económicas y en las cuales se puedan usar recursos locales disponibles a tal empeño…

El proyecto Mambí, es mucho más que ejecución de viviendas, es un mejoramiento de condiciones de vida de la población, las zonas rurales sin tratamiento a residuales lo tienen ahora gracias a la creación de estos asentamientos, gozan de comodidades no habituales como un baño intercalado, una meseta enchapada y en muchos casos por primera vez son beneficiarios de los servicios eléctricos gracias al reagrupamiento de habitantes de zonas aisladas en las serranías o de alto riesgo, estos elementos le proporcionan mayor alcance y contribuyen a su generalización…
Desde el punto de vista medioambiental, se logra el aprovechamiento de recursos que de otra manera significarían pérdidas, a tal punto que hasta los residuos forestales se emplean como combustible en la elaboración de pintura alternativa que permite dar una acabado a las viviendas y contribuye al embellecimiento de los entornos en los cuales se crean las comunidades.

No se agrede el paisaje y se acorta la diferencia campo ciudad con la creación de comodidades hogareñas para los campesinos…
El proyecto Mambí retoma una antigua tradición de hacer viviendas con tablas de palma, la perfecciona y engrandece…
Las vallas del proyecto Mambí ya se insertan en el panorama paisajístico pinareño, identificando las comunidades creadas como resultado de este programa implementado por TRAYCO, iniciativa aprobada por el Consejo de Defensa Nacional para ser incluida dentro del plan de medidas de recuperación para casos de catástrofe…
Techos rojos o niquelados se distinguen dentro del verde de la vegetación, en parajes intrincados o cercanos a las carreteras, desde ellos emerge la certeza de que la recuperación del fondo habitacional, no se logrará milagrosamente, que requiere de esfuerzo y unidad, pero que por ese camino, vamos a andar, siempre, un paso adelante…
Fotos: Luis Alberto Rodríguez.